Desde el 8 de diciembre de 2023 es de obligado cumplimiento para todos los vinos que se comercialicen en la UE, ya sean autóctonos o importados de fuera de la UE.