Por último, una vez obtenido el aceite, es el momento de envasarlo en los diferentes formatos que se van a poner en el mercado, así como de almacenarlo en las mejores condiciones de conservación, con el fin de garantizar que el proceso de elaboración del aceite de oliva llegue en óptimas condiciones al consumidor final.