Una vez tenemos un vino en casa tendremos que pensar en reproducir las condiciones óptimas de una bodega para su conservación. En cuanto a la luz, es mejor que permanezca en oscuridad, por lo que tener un botellero en la cocina no es una buena opción. Si buscamos una buena temperatura, la ideal sería 12º para mantener las condiciones óptimas de un vino, y muy importante no superar unos 20º ya que se aceleraría su oxidación. También es importante mantener a una temperatura constante el vino.