Una vez recolectadas las aceitunas, es el momento de trasladarlas hasta la almazara para iniciar el proceso de producción. Es conveniente que este proceso sea lo más rápido posible para evitar que los frutos comiencen a deteriorarse. De este modo, cuanto más sanos estén, mejor se podrán aprovechar y será garantía de calidad para el aceite.